La nave de la Comunicacion

"LA IZQUIERDA DEBE MOSTRAR SU VERDADERO COMPROMISO CON EL PRESENTE QUE LE TOCA VIVIR"

Por Jonathan Thea / Interesante opinión sobre el rol a jugar en la actual etapa del país

(* Por Jonathan Thea ) Para quienes venimos de la izquierda, los procesos electorales traen aparejados debates y discusiones profundas que, muchas veces, exceden las propias coyunturas.

Esto es natural, ya que nuestra política está orientada a construir una perspectiva a largo plazo: creemos que las transformaciones deben ser estructurales y que eso se logra disputando las calles y las instituciones; creemos que nada se transforma sin los trabajadores y trabajadoras organizadas, sin sindicatos dispuestos a pelear; creemos que no alcanza con buenos gobernantes, sino que la clave está en los pueblos valientes que son quienes realizan los verdaderos cambios económicos, sociales y políticos.

Lo que hay que transformar es este sistema, y las estructuras partidarias tradicionales muchas veces han resultado un límite para esos cambios. No dejamos de ver, por ejemplo, los límites de que tuvieron algunos procesos latinoamericanos de los últimos años, unos por su extrema confianza en las reformas parciales, otros porque tuvieron momentos de ajuste o sostuvieron políticas que perjudicaban al pueblo y profundizaban desigualdades. Sin embargo, teníamos claro que la única garantía para seguir debatiendo la orientación que tomaban esos gobiernos y esos pueblos era más protagonismo y más organización; teníamos claro que el enemigo era el mismo para todos, y que cualquier proyecto de mayor soberanía nos enfrentaba con los mayores poderes económicos del mundo. 

Por eso la verdadera izquierda se posicionó con claridad en el balotaje de 2015 rechazando el voto en blanco y, a pesar de las diferencias que tenía con el gobierno anterior, llamó a votar a Daniel Scioli para que Macri no fuera presidente.

Quienes defendemos una izquierda popular y latinoamericanista rechazamos el idealismo testimonial: no podemos dividirnos por la letra chica cuando la política de este gobierno viene por todo. Una política de izquierda no puede afirmar, irresponsablemente, que después de dos años de gobierno macrista la situación es la misma. Algunas izquierdas han decidido que lo importante es delimitarse y ocupar un lugar en el mapa político. Pero América Latina vive una contraofensiva conservadora y Argentina es una pieza clave para debilitar todas las luchas que se sostienen en el continente. Si Macri crece en Argentina, los ataques a Venezuela se profundizan o la reforma laboral que se votó en Brasil se extiende a otros países, el ciclo que sacó a millones de personas de este continente de la pobreza y nos permitió hablar de soberanía se cerrará definitivamente. Si la izquierda no puede aportar a que la mayoría del pueblo trabajador esté en mejores condiciones para organizarse,

¿Dónde está el verdadero compromiso con la revolución social? El empeoramiento de las condiciones de vida del pueblo y el retroceso en absolutamente todos los derechos son situaciones que tenemos que detener con unidades amplias y diversas. Cada aporte que no hacemos a un proceso de unidad se paga con más años de gobierno neoliberal y más generaciones empobrecidas. Desde Ahora Buenos Aires creemos que la izquierda tiene una inmensa responsabilidad en estas elecciones: aportar a construir una verdadera oposición, amplia y unitaria, frente a una política que viene por todo.

Desde que Cambiemos ganó las elecciones, la situación social y económica de nuestro país tiene un rumbo claro: profundizar las políticas neoliberales. Hubo una fenomenal transferencia de recursos desde los sectores populares hacia los sectores concentrados del capital vía devaluación, eliminación de retenciones al sector agroexportador, quita de subsidios e inflación creciente; hubo disciplinamiento social de los trabajadores y trabajadoras mediante despidos masivos y de la sociedad en general mediante el crecimiento de la represión; tuvimos una avanzada ideológico-cultural de desprestigio generalizado de la política con un gobierno directo de los capitales concentrados (CEOs, Empresarios, etc); sufrimos liberalización de la economía y aumento de la dependencia con la eliminación del control a las importaciones, mayor apuesta al sector agroexportador y minero que reprimariza la economía y la vuelve más dependiente, sumado al crecimiento exponencial de la deuda externa.

¿No es nuestra obligación, desde una posición de izquierda, aportar al debilitamiento real de este gobierno y de este proyecto regional? ¿No es mezquino limitarse a testimonio de una posición minoritaria porque parece más pura y garantiza una pequeña referencia electoral? La izquierda debe mostrar su verdadero compromiso con el presente que le toca vivir y hacer la diferencia.  Por eso Ahora Buenos Aires integra Unidad Porteña. Porque es el único frente en la Ciudad de Buenos Aires que tiene capacidad de enfrentar con eficacia al gobierno nacional para que no legitime su política y para que no tenga la fuerza que necesita para llevar adelante todas las políticas que el capital financiero necesita para terminar su trabajo: destruir los derechos que nos quedan.

* Dirigente de Seamos Libres y precandidato a legislador de Ahora Buenos Aires en Unidad Porteña.