La nave de la Comunicacion

LA PESADILLA DE ESTADOS UNIDOS: RUSIA Y CHINA

La Nave Mundo

La nueva política de EEUU respecto a China coloca definitivamente al gigante asiático y a Rusia en un lado de las barricadas —'espalda a espalda', como dicen los chinos—, observa el moderador del Club de Discusión Valdái, Timoféi Bordachiov, en su artículo para el diario.

el 25 al 26 de abril se celebró en Shanghái una conferencia ruso-china en el marco del Club de Discusión Valdái. A juzgar por las declaraciones de los analistas chinos, las relaciones chino-estadounidenses están cambiando, lo que se debe a una política activa del presidente de EEUU, Donald Trump, agrega Bordachiov.

Pronósticos erróneos de EEUU

Al lanzar la estrategia de 'Un cinturón-una ruta' —iniciativa de enormes inversiones—, Pekín atrajo a países pequeños y medianos de Asia y Eurasia.
EEUU esperaba que el movimiento de China hacia el interior del continente provocara su enfrentamiento contra Rusia.

"Aquí hay una proyección de sus propias actitudes de comportamiento hacia Rusia y una subestimación de la racionalidad de Moscú", comentael también analista político Bordachiov.

[Un rompehielos ruso en el Ártico]
© SPUTNIK / VERA KOSTAMO
¿Qué ganan Rusia y China con la Ruta de la Seda Polar?
Mientras tanto, Rusia saluda oficialmente las inversiones chinas en las repúblicas postsoviéticas y está interesada en expandir la presencia china en el campo de la seguridad.

La razón es simple: Pekín no busca transformar los regímenes existentes en regímenes nacionalistas y antirrusos en estos países, como lo hacen Washington y sus aliados. En este sentido, Rusia y China coinciden totalmente.

Al mismo tiempo, las inversiones chinas pueden contribuir teóricamente a la estabilidad socioeconómica en Asia Central y al menos aliviar parcialmente la carga de Rusia y de su mercado laboral, analiza el autor.

Tema relacionado: China: Rusia es un país clave en la Nueva Ruta de la Seda

La pesadilla de EEUU hecha realidad

A finales de 2017, Rusia y China fueron declaradas oficialmente como competidores en el programa de política exterior y los documentos estratégicos de EEUU. En la primavera de 2018, el país estadounidense lanzó una guerra comercial contra China e impuso sanciones a los gigantes de la industria china como, por ejemplo, el fabricante de productos electrónicos Huawei.

El cambio en la política de EEUU se produjo cuando China anunció sus ambiciosos objetivos desarrollar y mejorar su papel en el ámbito global, opina Bordachiov.