La nave de la Comunicacion

LA ROBÓTICA UNA FLECHA DEL CAPITALISMO AL CORAZÓN DEL EMPLEO

Por Héctor Guillermo Sosa

(Por Héctor Sosa (*)) El capitalismo es depredador. Está en su naturaleza serlo. Así, en pleno auge de la revolución industrial, se implementó el mayor nivel de explotación del hombre por el hombre.

La producción en escala y la expoliación de las riquezas de las naciones nacientes se hicieron en base a guerras, muertes, saqueos y distribución de un nuevo mapa del mundo. Durante años el sistema necesitó imperiosamente de la mano de obra en serie, para sus industrias textiles, automotrices, el campo, los servicios y la armamentística, entre otras.

Hoy, que es un "hoy" trabajado, organizado, programado y llevado a la práctica desde hace más de tres décadas,el capitalismo/neoliberalismo puso toda su energía creadora en el aumento de sus ganancias ( como siempre) a partir de la creación de nuevos soportes tecnológicos, en donde la robótica es "la niña bonita" que comienza a ser vista como la competencia real, invasiva y suplantadora del trabajo humano. Del trabajo de millones de hombres y mujeres en el planeta. Si los "Chicago Boys" fueron la expresión más dura del libre mercado, los "Tecno Boys", son la nueva elite pensante que en el mercado de las ideas ponen a las nuevas tecnologías no sólo como un ícono a admirar, sino que van logrando su naturalización en la vida social, cultural, comunicacional y laboral.

Los profundos cambios del capitalismo durante los siglos XX y XXI - vinculados con las revoluciones científico-técnicas, las crisis cíclicas del capital, las pugnas geopolíticas entre las fracciones imperialistas y las exigencias de los nuevos patrones de acumulación del capital-, identificados con la eufemística "globalización" de los teóricos sistémicos, han afectado drásticamente las relaciones de producción capitalista y también a las fuerzas de trabajo asalariado, sin embargo, pese a la complejidad de estas metamorfosis globales, éstas, no han podido negar la lógica de explotación y dominio de los trabajadores.

Un dominio por partida doble: a) Un dominio simbólico/cultural donde las personas observan e idolatran a la tecnología, en todas sus variantes, pero especialmente aquellas referidas a la industria de la comunicación. En donde las últimas dos generaciones ya tienen a sus soportes tecnológicos como extensión de su cuerpo.

b) Un dominio por miedo a la pérdida de fuentes de trabajo. En donde la robótica es la flecha de vanguardia hacia el corazón del empleo.

La robótica está logrando un incremento gradual de las capacidades técnicas y la versatilidad de los robots, que les permitirá interactuar con su medio y desarrollar los procesos de auto-aprendizaje, reparación y autodiagnóstico; está desarrollando las características antropomórficas para cumplir las necesidades del sector servicios; se están reduciendo los precio, los costos de programación y mantenimiento, convirtiéndolos en rentables para cualquier clase de empresa; y la frutilla del postre, se están desarrollando robots que requieran poca o ninguna programación, gracias a la inteligencia artificial.

Nos detendremos a observar algunos datos que no pueden pasarse por alto, dado que en ello va la construcción de nuevas estrategia por parte de la clase trabajadoras, los movimientos sociales y los estados progresitas para evitar una especie de "tsunami de desempleados", que van migrando de un país a otro, de un continente a otro. O sencillamente, mueren de invisibilización social.

Veamos: 1) Google adquirió ocho firmas de robótica, en tanto los dueños de Facebook han montado su laboratorio de inteligencia artificial. 2) Alguien que sólo un desvariado podría acusar de comunista, y que proviene de las nuevas usinas del pensamiento neoliberal, el futurista , Thomas Frey, vaticina que se perderán dos mil millones de empleos de aquí al hasta 2030.

3) La empresa china Hon Hai, la mayor manufacturera de productos electrónicos del mundo, anunció que abrirá una planta en 2018 para construir los robots que reemplazarán a 500.000 de sus trabajadores.

4) Observemos el caso del ordenador Watson que venció en el concurso de televisión Jeopardy. Ha sido contratado por el mayor seguro de salud americano. ¿Para qué?: para ayudar en el diagnóstico médico. Un trabajo de alto nivel. También por el Citygroup, uno de los mayores bancos mundiales. ¿Su función? Ayudar en la detección de fraude entre otras tareas. También un trabajo de alto nivel.

5) La empresa Samsung, al incorporar procesos robóticos a su cadena de producción, casi en un 60%, evalúa que los jóvenes son "más dúctiles" en el uso de las nuevas tecnologías. Por ello emplea niños y adolescentes de 12 a 17 años. Fue denunciada ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Ahora ya está produciendo celulares para niños de 4 a 8 años.

6) La robótica tendrá un impacto notoriamente superior a las anteriores revoluciones tecnológicas, asegura el director de la edición digital de The Economist, Tom Standage, ya que “las anteriores revoluciones tecnológicas fueron mucho más lentas, así que la gente tuvo más tiempo para adaptarse y moverse de un tipo de trabajo no cualificado a otro. Pero los robots y la IA amenazan a trabajos cualificados. La brecha adquisitiva entre los trabajadores cualificados cuyo trabajo no pueda ser automatizado y el resto se agrandará. Y eso es una receta para la inestabilidad”.

7) “La automatización es Voldemort ( Voldemort es el enemigo principal de Harry Potter, quien, de acuerdo a una profecía tiene el poder de vencerlo) , una terrible fuerza que nadie se atreve a nombrar”, sostiene el fundador del think tank REX, Jerry Michalski. Explica además que “la automatización ha ganado la carrera al trabajo humano y mientras necesitemos una divisa fiduciaria para pagar el alquiler o la hipoteca los seres humanos serán expulsados del sistema en masa”.

8) Los áreas laborales más afectadas por la robótica serán: automotríz, bancaria, textil, construcción, seguridad, medios de comunicación, transporte y servicios en general. Es importante remarcar que la enumeración de problemas que ocasionará la utilización de estos inventos en el plano laboral, y sus consecuentes perjuicios, no significa que todo proceso creativo del hombre en su capacidad de inventiva se encuentre en cuestionamiento. Eso sería ir en contra de la visión dialéctica del cambio. Se intenta aquí poner una luz bien roja sobre la utilización que de las nuevas tecnologías hace el sistema capitalista.

El sentido de una lógica socialista, progresista y humanista indicaría que el ser humano debería contar con todos los avances que él mismo produce en beneficio de su tiempo libre y de mejor calidad de vida e ingresos.

Esto último choca con las últimas orientaciones de las usinas de ideas de los EE.UU. , especialmente el Massachusetts Institute of Tecchnology (MIT).

El científico (MIT), David Clark, argumenta que el mayor impacto de los robots será en el sector servicios, pero que no llegará para la próxima década, ya que no considera que "los dispositivos autónomos vayan a ser verdaderamente autónomos. Creo que simplemente nos permitirán ofrecer unos servicios de mayor calidad pero con el mismo nivel de participación humana".

Esta visión es contrarestada por la periodista e investigadora Noemi Klein, en su libro La Doctrina del Shok, en donde afirma:"El capitalismo lejos de ser el camino a la libertad se aprovecha de las crisis para introducir nuevas formas de producción. Antes con la revolución industrial. Ahora con la llamada revolución tecnológica".

El estudio serio, profundo y sistemático de éstas lógicas de los "Tecno Boys", deben ser armas fundamentales de los trabajadores para elaborar nuevas lógicas de confrontación al capital concentrado. Y, ahora, robotizado.

De la misma manera que hay que estudiar en profundidad, las razones por las cuales el nuevo ritmo del capitalismo en crísis, lleva a la producción se sus vienen a un estado de velocidad y vértigo en las sociedades, casi asficciantes, con los cuales habrá que dirimir en el campo virtual y real que ideas para el futuro de la humanidad se imponen. Nada menos.

(*) Edición y Comunicación de Motor Económico.