La nave de la Comunicacion

Guerras a lo grande: el Ejército de EEUU se prepara para asaltar megaciudades

GERRASDEL FUTURO

El Pentágono busca desarrollar tecnologías que permitan hacer la guerra en megaciudades. La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de EEUU (DARPA) reconoce que hoy el país no dispone de tecnología capaz de derrotar a un oponente igual en su territorio.

Según los expertos de la Agencia, la experiencia adquirida por el Ejército de EEUU en las campañas iraquíes y afganas es claramente insuficiente para derrotar a un rival que "supera a EEUU en número de fuerzas terrestres o maquinaria bélica". No hay muchos Estados que cumplan con este criterio y sean considerados por el Pentágono como enemigo probable: Corea del Norte, China, Irán y Rusia, señala Kots.
La DARPA afirma que el talón de Aquiles de las fuerzas armadas de EEUU es la falta de tecnología fiable para llevar a cabo operaciones de combate en megalópolis con edificios de gran altura y una infraestructura subterránea desarrollada.

El sistema de localización global GPS, impensable para cualquier operación importante del Pentágono, no funciona en todas partes. Las capacidades de los medios militares de comunicación de radio también se limitan seriamente por los rascacielos. Por ejemplo, el Ejército de EEUU tendría que asaltar casi a ciegas el metro del enemigo. La comunicación bajo tierra funciona mucho peor que en la superficie, mientras que la navegación por satélite es completamente inaccesible, observa el periodista.

Más: El Glonass ruso, ¿sustituto ideal del "vulnerable" sistema GPS?

"Necesitamos nuevos conceptos y tecnologías de sistemas que mejoren la disponibilidad de la comunicación, su cobertura y la resistencia a las interferencias naturales y artificiales. Las soluciones basadas en tecnologías e infraestructuras comerciales civiles existentes son bienvenidas", reza el documento publicado en la página web de pedidos estatales de EEUU.

Probablemente se trata del uso de la infraestructura de comunicaciones civiles urbanas y de navegación del enemigo en su territorio por el Ejército de EEUU, por ejemplo, las torres de teléfonos celulares y los sistemas locales de localización global, analiza Kots. El DARPA enfatiza que para hacer la guerra en grandes ciudades en un territorio extranjero, el Pentágono necesita tecnologías que no estén vinculadas al GPS, resistentes a los efectos de los medios de guerra electrónica y contramedidas electrónicas.

Un 'think tank' de EEUU evalúa el grado de preparación de Rusia para la guerra del futuro
"La ventaja en los conflictos del futuro depende de la capacidad de nuestros especialistas (…) de recibir información sobre el objetivo sin demora: su tipo, armamento, ubicación y velocidad de movimiento. Esto es extremadamente importante en los entornos urbanos donde el enemigo puede mezclarse con los civiles. En Afganistán e Irak, Estados Unidos recolectaba grandes cantidades de datos de inteligencia y las analizaba en los centros de comando y control. Hoy necesitamos nuevas tecnologías para la recopilación y el procesamiento automatizado de la información", dice el texto de la DARPA.

La Agencia está interesada en tecnologías originales de reconocimiento automático de objetivos y nuevos algoritmos de procesamiento de información, por ejemplo, para detectar a los militares armados en una multitud de civiles, para encontrar rápidamente un todoterreno del ejército en una densa corriente de autos o para revelar una posición de disparo en un edificio residencial.

Además: Los drones atacan: ¿hay alguna manera de proteger el espacio aéreo?

Los medios técnicos para solucionar estas tareas deben desplegarse rápidamente por pequeñas unidades del Ejército de EEUU. Y ser capaces de utilizar elementos de la infraestructura local en interés de Estados Unidos, por ejemplo, analizar grabaciones de las cámaras de vigilancia que están ampliamente instaladas en grandes ciudades.

Sistema de sistemas

En el documento de la DARPA se presta mucha atención al llamado Sistema de sistemas, una red global de alta velocidad que reúne a todo el personal militar estadounidense y aliado en el campo de batalla, la maquinaria bélica, los aviones, los drones, los satélites y otros medios de reconocimiento y destrucción.

El operador de esta superred podría cambiar instantáneamente la configuración de las fuerzas atacantes y distribuir rápidamente direcciones para realizar ataques en las calles de una ciudad. Un soldado de infantería ordinario en cualquier momento obtendría acceso a la información de los drones que distribuyen de forma independiente los objetivos entre ellos.

La DARPA enfatiza que gracias al control centralizado de fuerzas y equipos, incluidos numerosos drones ligeros para diversos propósitos, las unidades relativamente pequeñas —de hasta 200 personas con armas estándar y un apoyo limitado— podrán luchar con éxito contra fuerzas enemigas muchas veces superiores. En el documento, se llama SoS-ESU, System of Systems — Enhanced small units (Sistema de sistemas — Pequeñas divisiones reforzadas, en español).

Según la agencia, "el Sistema de sistemas debe configurarse fácilmente para que los aliados puedan conectarse rápidamente a una sola red: desde unidades de las fuerzas armadas de los países aliados de la coalición hasta formaciones irregulares. Necesitamos simplificar la coordinación de sus acciones para que las diferencias culturales y lingüísticas no la obstaculicen". Trump lanza una 'guerra en el espacio' contra Rusia y China

Fuente Sputnik