La nave de la Comunicacion

TRUMP Y BOLSONARO: LA POLÍTICA DEL "ENEMIGO PERMANENTE"

¿Cómo el fascismo de Steve Bannon usa el Apocalipsis para llegar al poder?

POR LUIS CARLOS AZENHA / VioMundo / Dominio Cuba

El 4 de agosto de este año, el diputado federal Eduardo Bolsonaro tuiteó una foto hecha en Manhattan con un mensaje en inglés: “Fue un placer encontrar a Steve Bannon, estratega de la campaña presidencial de Donald Trump. Hemos tenido una buena conversación y compartimos la misma visión del mundo. Él dijo ser un entusiasta de la campaña de Bolsonaro y estamos en contacto para unir fuerzas, especialmente contra el marxismo cultural.”

Como la conversación no fue pública, es imposible decir hasta qué punto los dos de hecho concuerdan.

Pero los discursos e incluso las primeras decisiones de Jair Bolsonaro son compatibles con la predicación de Bannon, que por siete meses fue asesor especial de Trump en la Casa Blanca.

En 2014 el sitio BuzzFeed recuperó la entrevista que Bannon dio a un grupo de católicos conservadores reunidos en el Vaticano, mucho antes del Brexit o la victoria electoral de Donald Trump en Estados Unidos.

Los promotores del encuentro estaban vinculados al cardenal estadounidense Raymond Burke, uno de los críticos más feroces del Papa Francisco. Burke ya fue definido como el “rostro” de la oposición al Papa en el Vaticano.

En la entrevista, Bannon criticó al capitalismo actual diciendo que se aleja de los principios morales y espirituales del cristianismo, de la civilización judeocristiana.

Afirmó que el trato dado a los culpables por la crisis financiera de 2008 en Estados Unidos -quedaron impunes y fueron rescatados por el Departamento del Tesoro- fue el combustible de la revuelta popular que se manifestó en el Tea Party e hizo que el Partido Republicano se moviera aún más a la derecha.

Bannon se dice católico, así como Bolsonaro — pero en la política adopta el ecumenismo integralista.

Aquí vale la traducción de un trecho relevante de su discurso:

“Esta forma de capitalismo es muy diferente de lo que yo llamo el capitalismo iluminado del Occidente judeocristiano. Es un capitalismo que parece transformar a las personas en mercancías, que objetiva a las personas, que las usa -como muchos de los preceptos de Marx- y es una forma de capitalismo que, particularmente las nuevas generaciones, creen muy atractivo. Ellos no ven una alternativa. […] Otra tendencia es la inmensa secularización de Occidente. Ya vengo hablando de la secularización desde hace mucho tiempo, pero si usted mira a los jóvenes, especialmente a los de menos de 30 años, hay un impulso irresistible de la cultura popular en secularizarlos. Todo esto converge en algo que tendremos que encarar, es un tema muy desagradable, que nos obliga a estar en guerra contra el fascismo yidajista islámico. Y esta guerra, creo, significa que la metástasis ha avanzado mucho más rápido de lo que los gobiernos pueden enfrentar.”

Después de elogiar al Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) y al Frente Nacional francés, hoy comandado por Marine Le Pen — dos partidos nacionalistas de derecha -, Bannon dijo que lo que los une “es un movimiento populista de centroderecha en el corazón de la derecha de clase media, de los trabajadores y trabajadoras del mundo, que están cansados ​​de seguir los dictámenes de lo que llamamos Partido de Davos”.

Davos es la ciudad suiza sede de un encuentro anual de multimillonarios.

Esta revuelta de centro-derecha es en realidad una revuelta global. “Creo que ustedes van a verla en América Latina, en Asia y ya la vemos en la India”, afirmó, refiriéndose a la victoria electoral del Partido del Pueblo Indio, del actual primer ministro Narendra Modi, que predica el nacionalismo hinduista en un país que tiene unos 200 millones de musulmanes.

En la entrevista, Bannon afirmó que las clases dirigentes están corrompidas y, por lo tanto, es necesario demoler las instituciones existentes en el mundo.

Rompiendo con el secularismo, predicó reconstruir esas instituciones sobre los designios judeocristianos, ya que, según él, una gran tormenta está en camino, aquella, causada por el “fascismo islámico”.

La Nueva Biblia

Bannon, que según los medios de Estados Unidos es un lector voraz, reconoce que un libro en particular ha dado forma a su visión del mundo: The Fourth Turning, An American Prophecy, publicado en 1997.

En un artículo publicado en el Washington Post, uno de los dos autores de este libro, Neil Howe, se jactó de haber influido en el estratega de Donald Trump.

El descubrimiento de que Bannon tenía ese libro de cabecera llevó el portal liberal Huffington Post a publicar un titular que nos dejó los pelos de punta: Steve Bannon cree que el Apocalipsis se acerca y la guerra es inevitable.

“La historia es estacional y el invierno está en camino… La propia supervivencia de la Nación está en juego. En algún momento antes de 2025, Estados Unidos atravesará una gran crisis, comparable a la Revolución Americana, a la Guerra Civil o a las emergencias gemelas de la Gran Depresión y de la Segunda Guerra Mundial. El riesgo de catástrofe es grande. La nación podría estallar en insurrección o violencia civil, dividirse geográficamente o sucumbir a un régimen autoritario”, dice un extracto del libro publicado de por The New York Times, que comparó el escenario al de la serie Juego de Tronos.

La profecía de Neil Howe y William Strauss se basa en lo que creen que es un ciclo que se repite en la historia cada 80 años: crecimiento, madurez, entropía y destrucción. Argumentan que los ciclos son tan previsibles como las cuatro estaciones del año.

Para enfrentar la tempestad venidera, dicen los autores, “una nueva autoridad cívica va a tener que arraigarse, rápida y firmemente — lo que no será fácil si las reglas y rituales desacreditados del antiguo régimen permanecen… Tenemos que cambiar y simplificar el gobierno federal antes de la crisis, cortando profundamente su tamaño y amplitud, sin poner en riesgo su núcleo central”.

“El núcleo de la nación será más importante que su diversidad. El juego en equipo y el comportamiento predeterminado serán las nuevas consignas. Cualquier persona o cosa que no pueda ser descrita en estos términos puede ser dejada de lado — o peor. No se aísle de las actividades comunitarias … Si usted no quiere ser mal evaluado, no actúe de manera que provoque a la autoridad que en una crisis lo juzgará como culpable. Si usted pertenece a una minoría étnica o racial, prepárese para una reacción de una mayoría nativa (y posiblemente autoritaria)”, escriben los autores en tono de advertencia.

El llamado “Cuarto Giro” (The Fourth Turning), curiosamente, se expresa tanto en el discurso de Donald Trump — “nosotros contra ellos” — como en el de Jair Bolsonaro, que afirma que desprecia los derechos de las minorías y dice que ellas deben someterse al control de las mayorías. Brasil por encima de todos, Dios por encima de todo.

Cómo reaccionó el Vaticano

La coalición conservadora de católicos, protestantes y ortodoxos en general, alentada por Bannon, mereció una respuesta indirecta del Vaticano.

Aquí es importante recordar que ningún primer ministro se mantiene en el poder en Israel sin el apoyo de los partidos religiosos ultraortodoxos.

La respuesta del Vaticano a las ideas de Bannon y sus socios de viaje llegó en la forma de un artículo de un hombre de confianza del Papa Francisco, el católico Antonio Spadaro, en asociación con el pastor presbiteriano Marcelo Figueroa, en una publicación que es vista como portavoz oficial del Vaticano .

Ellos identificaron estas ideas con las de los orígenes de la “teoconservadorismo”, en particular con las que aparecen en un libro publicado a principios del siglo XX por el millonario californiano Lyman Stewart, The Fundamentals.

“Los grupos religiosos y sociales inspirados en autores como Stewart consideran a Estados Unidos una nación bendecida por Dios. Y no dudan en basar el crecimiento económico del país en una adhesión literal a la Biblia. En años más recientes, esa corriente de pensamiento se alimenta de la estigmatización de enemigos, que muchas veces son demonizados. El panorama de lo que entienden como amenazas a la forma estadounidense de vivir incluye los izquierdistas, el movimiento negro por los derechos civiles, el movimiento hippie, los comunistas, feministas y así sucesivamente. Y en nuestros días están incluidos los inmigrantes y los musulmanes. Para mantener los niveles de conflicto, sus lecturas bíblicas toman el contexto de la pasajes del Antiguo Testamento acerca de la conquista y la defensa de la tierra prometida, en lugar de guiarse por el aspecto decisivo y lleno de amor de Jesús en los Evangelios”, dijeron.

En el Brasil de Bolsonaro, los “rojos” ya fueron definidos como enemigos que deben ser, aunque metafóricamente, “ametrallados”.

La creencia en un mundo gobernado sólo por los hombres, criaturas de Dios, también coloca a los ambientalistas como enemigos de la fe. El anti-intelectualismo es una de las características del fascismo.

“En esta visión teológica, los desastres naturales, los dramáticos cambios climáticos y la crisis ecológica global no se percibe como una alarma que debe llevarlos a reconsiderar sus dogmas, sino como lo opuesto: signos que confirman su comprensión no alegórica de las figuras finales del libro del Apocalipsis y de la esperanza apocalíptica como un nuevo cielo y una nueva tierra”, escriben Spadaro y Figueroa.

No por casualidad, tanto Donald Trump como Jair Bolsonaro se manifestaron contra el acuerdo de París, cuyo objetivo es combatir el calentamiento global.

Los autores observan las paradojas de la coalición religiosa fundamentalista:

“Este encuentro en torno a objetivos compartidos ocurre en temas como el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la educación religiosa en las escuelas y otros asuntos generalmente considerados morales o ligados a valores. Los integristas evangélicos y los católicos condenan el ecumenismo tradicional y aún promueven un ecumenismo de conflicto que los une en el sueño nostálgico de un tipo de estado teocrático. Sin embargo, la perspectiva más peligroso para este extraño ecumenismo es atribuible a su visión xenófoba y islamofóbica, que pide muros y purifica las deportaciones. La palabra ecumenismo se convierte en una paradoja, en un ecumenismo de odio”.

El artículo critica el intento de los fundamentalistas de invadir la esfera laica del Estado, lo que el Papa Francisco condena. Los autores sugieren que líderes políticos intentan usar la religión para defender intereses de la élite que, de manera hipócrita, dicen combatir.

“La espiritualidad no puede conectarse a gobiernos o pactos militares, pues está al servicio de todos los hombres y mujeres. Las religiones no pueden considerar a algunas personas como enemigos jurados, ni a otras como amigos eternos. La religión no debe convertirse en la garantía de las clases dominantes. Sin embargo, es justamente esta dinámica, con un sabor teológico espurio, la que intenta imponer su propia ley y su propia lógica en la esfera política “, dice el texto.

Finalmente, Spadaro y Figueroa se refieren a la lucha del Papa Francisco para evitar que la fe sea manipulada en un período de crisis económica:

“Hay una necesidad de luchar contra la manipulación de esta temporada de ansiedad e inseguridad. De nuevo, Francisco es valiente aquí y no da legitimidad teológico-política a los terroristas, evitando cualquier reducción del Islam al terrorismo islámico. No puede apoyar a aquellos que postulan una guerra santa o quieren construir barreras rodeadas de alambre de púas. La única corona que cuenta para el cristiano es aquella con espinas que usó Cristo”.

Bannon ahora se dedica a diseminar sus ideas en una entidad que bautizó como Movimiento -registrado en Bélgica en el 2017, donde ha instalado su comando central-, donde identifica como uno de sus objetivos combatir al megainversor George Soros, reciente destinatario de una bomba casera en Estados Unidos y que financia emprendimientos e ideas del liberalismo tradicional. Para Bannon, como para Bolsonaro, este señor es “globalista”.