La nave de la Comunicacion

EN HUNGRÍA, "LA LEY DE ESCLAVITUD ES HACER RETROCEDER EL RELOJ A LOS AÑOS '60"

Entrevista a Károly György, jefe de política europea de la Confederación de Sindicatos de Hungría

POR MASSIMO CONGIU / IL MANIFIESTO - ITALIA

Los sindicatos y trabajadores húngaros se están manifestando en contra de una ley que elevará el límite máximo de horas extra legales a 400 horas por año. Esta medida resultaría efectivamente en una semana laboral de seis días, o en trabajar más de 10 horas por día durante cinco días a la semana. Si bien las horas extraordinarias seguirían siendo opcionales, será difícil para los trabajadores resistir efectivamente las demandas de trabajo adicional, debido al temor de ser despedidos.

Las recientes manifestaciones callejeras, también acompañadas por estudiantes universitarios, han estado marcadas por frecuentes momentos de tensión y peleas que han provocado lesiones a varias personas. Para comprender mejor la situación allí, entrevistamos a György Károly, el jefe de política europea en la Confederación de Sindicatos de Hungría (MaSZSZ).

 

Esta ley ha sido llamada una "ley de propietarios de esclavos" y una "ley de esclavitud" por los sindicatos y trabajadores, que esperan un empeoramiento de una situación ya mala. ¿Pero cuáles son los peores aspectos de esta ley?

El peor aspecto de esta ley es que crea un desequilibrio adicional en la relación entre el empleador y el empleado, a favor de la primera. También es igual de claro que este proyecto de ley terminará esclavizando a los empleados, convirtiéndolos en esclavos en su lugar de trabajo, lo que los colocará en una posición de subordinación ineludible hacia su empleador. Cuando un empleado recibe una solicitud para trabajar horas extras, es difícil para ellos decir que no, porque tienen miedo de perder su trabajo y porque sienten que efectivamente están siendo chantajeados. Esta ley hace retroceder el reloj a los años 60, cuando las personas también trabajaban los sábados. Recuerdo de cuando era niño que el único día en que la familia realmente podía pasar tiempo juntos era el domingo.

 

¿Cuál es la situación del mercado laboral en Hungría?

Por un lado, hay un nivel relativamente bajo de desempleo, que se ha estimado en alrededor del 3,7 por ciento. Sin embargo, para alcanzar esta cifra, el gobierno también contó a los trabajadores temporales ya los húngaros que trabajaban en el extranjero como "empleados". Por otro lado, hay una escasez de mano de obra: entre 500.000 y 600.000 trabajadores húngaros han ido al extranjero. No hay empleos en las regiones orientales del país, mientras que en los sectores de la industria y las ventas no hay suficientes trabajadores. Para dar una descripción más completa del mercado laboral húngaro, también deberíamos hablar sobre la falta de mano de obra calificada, y especialmente sobre el hecho de que los salarios no se ajustan al costo de la vida. Según las últimas estadísticas, el salario medio neto es de 240,000 forint, lo que equivale a € 750-760, mientras que el salario mínimo neto es de € 285. Mientras tanto, el nivel mínimo de subsistencia es de € 283-284.

 

Parece que este gobierno no se distingue por su sensibilidad a las cuestiones laborales.

El gobierno dice que quiere crear una sociedad basada en el trabajo, esto es lo que el primer ministro sigue reclamando. Esto es algo bien conocido por los italianos de su historia: me refiero a la Italia de principios de los años 30, bajo el gobierno de Benito Mussolini. A pesar de toda la retórica, las regulaciones existentes en Hungría con respecto a la fuerza laboral, que son las contenidas en el Código de Trabajo que entró en vigor en 2012, ciertamente no son favorables para los empleados, y lo que está sucediendo hoy es simplemente otra confirmación de esta tendencia.

 

¿Cómo ha reaccionado su sindicato a todo esto hasta ahora, y qué planea hacer para oponerse a las políticas laborales del gobierno de Orbán?

Marchamos día tras día. El 8 de diciembre tuvo lugar la primera marcha de protesta organizada por los sindicatos. [El domingo] allí [hubo] una nueva manifestación. Además, en los últimos días ha habido iniciativas en todo el país para bloquear el tráfico y hacer que nuestra protesta sea aún más visible. Todas estas iniciativas están avanzando, también apoyadas por los estudiantes, que son los trabajadores del mañana. [Sábado], László Kordas fue a la residencia del presidente húngaro para entregar una carta con nuestra solicitud de enviar esta ley al Parlamento, pero fue rechazado. Como resultado, recurriremos a la Comisión Europea para denunciar las disposiciones de esta ley, que van en contra de las directivas europeas sobre el tiempo de trabajo. Las diversas organizaciones sindicales han establecido un marco de coordinación común, que evaluará las iniciativas que implementaremos en enero, ya que la ley entrará en vigor el primer día del próximo mes. Pero si el presidente enviara la ley al Parlamento, su entrada en vigor se retrasaría.

 

¿Cuál ha sido hasta ahora la reacción a esta ley por parte de los trabajadores y del público en general?

Una encuesta que realizamos mostró que el 86 por ciento de todos los trabajadores están en contra de esta disposición. Según otra encuesta realizada esta semana, el 81 por ciento de la población general es de la misma opinión. Además, esta ley fue aprobada sin ninguna consulta preliminar real con las partes interesadas. Técnicamente es una enmienda que se presentó como una moción individual, que resultó en un uso indebido de los procedimientos parlamentarios, porque, como ya he señalado, no ha sido objeto de una consulta genuina Esta es una práctica que Orbán ha usado muchas veces en los últimos años.