La nave de la Comunicacion

ESTE PLAN ECONÓMICO DESTRUYE LA VIDA DE LAS PERSONAS, LAS PONE EN UN PUNTO LÍMITE

Dejan de producir un ícono de nuestras madres y abuelas: las máquinas SINGER

POR HÉCTOR SOSA (*)

¿Cuántos de ustedes vieron a sus abuelas, tías, primas, madres o vecinas sentadas cosiendo en una máquina SINGER?. Primero a pedal, luego eléctricas. Las SINGER estaban en algún costado del comedor de una casa en Sarandí o La Boca, en el sur del país y en Córdoba. Y así multipliquemos por millones de barrios, pueblos de ciudad o de campo. Eran la herramienta de trabajo que aportaba "el manguito" a la casa.

A este comunicador le resulta imposible no asociar su vida al ruido de una SINGER, mi madre, abuela y tatarabuela hicieron del trabajo de costurera una especie de labradoras de la tela, el hilo y el pedal.

"Sentarme en la SINGER era para mí saber que podía hacerme unos pesitos, me gustaba surcir, remendar y hasta hice trajes de novias para las chicas del barrio. Luego la vista me nubló la esperanza", dijo Teresa Sanchez ( mi vieja).

"Hoy me enteré que no se fabricarán más, tuve una sensación de dolor en las manos y el alma. No lo podía creer. Nací con ella. Remendaba en épocas difíciles y creaba ropa para venderla cuando había otros gobiernos", me decía Gloria Lubres, abuela de un amigo de La Boca.

La determinación de no fabricar más máquinas SINGER, es otro golpe al centro de la historia de los hogares de Argentina. El neoliberalismo es un criminal invisible, que al principio seduce y luego mata. Es psicópata por naturaleza. Hijo directo del Capitalismo, poco le importa el ser humano. Su sentido sólo está en la acumulación de ganancias.

SINGER es más que SINGER: es otro dato más de la realidad, de las acciones criminales que se cometen en nombre de un futuro que nunca llegará y un presente que ya pone en sangría permanente al 80 % de la sociedad de nuestro país.

SINGER es más que SINGER:
¿Cuántos remiendos habrán realizado abuelas y madres en estos años? ¿ Y vestidos? ¿Y pantalones o polleras?
Millones, seguramente millones. Imposible de cuantificar científicamente. Pero sí humanamente.

SINGER es más que SINGER
Es bancar el peso en épocas de "hay que pasar el invierno" o ahorrar en épocas de gobiernos populares, cuando en ciudades y pueblos lejanos se entregaban gratis máquinas de coser por miles ( 1945/ 1955)

Este gobierno es un gobierno de ricos. No hay otra manera simple de definirlo. Y que nadie se gaste en pedirle sentimientos, esa palabra está reservada sólo a valores materiales, esos que todos los días acumulan, con un nivel de obscenidad que no deja de impactar.

SINGER es más que SINGER
Es la Vida en su lugar más pequeño, en el nido inicial : la casa. El hogar. Allí apuntan los tecnócratas de la destrucción del país. Esos tipejos que son una especie de mezcla d fascismo cool con asesinos seriales de miles de seres humanos, que ven como su organización básica de la vida cotidiana está siendo quebrada en nombre de la libertad y el progreso: de ellos.

(*) Editor de Motor Económico/ Motor de Ideas/ La Nave y La Hormiga Invisible.