La nave de la Comunicacion

DEMOCRACIA? Bolivia: Primera elección desde el golpe de Estado respaldado por Estados Unidos: derecha contra izquierda, ricos contra pobres y blancos contra todos los demás

El próximo domingo representa la mejor oportunidad de Bolivia para asegurar una paz duradera, y se espera que una victoria del MAS ampliamente anticipada sea un repudio del golpe militar respaldado por Estados Unidos en noviembre pasado.

por Oliver Vargas y Alan Macleod > mintpressnews

Once meses después de que un golpe militar respaldado por Estados Unidos  derrocara al democráticamente elegido Evo Morales y su partido Movimiento al Socialismo (MAS), los bolivianos irán a las urnas el domingo, ofreciéndoles la oportunidad de repudiar el gobierno golpista de Jeanine Añez, quien ha gobernado el país desde noviembre pasado.

El último año ha sido un período de lucha política constante, ya que el autodenominado “gobierno interino” ha luchado por imponer su dominio sobre una población rebelde, intentando traer cambios radicales  al estado andino. Sin embargo, a pesar del arresto, el exilio y la represión de sus colegas, las encuestas  muestran al candidato del MAS, Luis Arce, como el claro favorito entre muchos, y algunos sugieren que podría ganar las elecciones directamente en la primera ronda de votaciones.

Aunque el conflicto es político, es imposible negar la dinámica racial clara y abierta en juego. Si bien los partidos de derecha del país obtienen su apoyo de los bolivianos blancos ricos de clase alta, muchos de los cuales viven en áreas del este, el MAS está excesivamente respaldado por la mayoría indígena o mixta de clase baja del país.

MintPress ha estado hablando con varios actores importantes del MAS en la elección de este fin de semana. La mayoría de ellos ven el evento como una oportunidad para reafirmar la igualdad racial y rechazar un modelo más antiguo de dominación blanca que gobernó el país desde la conquista española hasta la elección de Morales en 2006.

“El 18 de octubre tenemos que enterrar a la derecha fascista… mira quiénes son los candidatos a la derecha, son gente descendiente de los españoles, de los croatas, de todos esos imperios. No creen en nuestra soberanía ni en nuestra cultura ”, dijo Juan Vilca de la Confederación Sindical Unificada de Trabajadores Rurales de Bolivia.

Lo que nos emociona es que tenemos una fórmula ganadora, Luis Arce para presidente, él representa la estabilidad económica y puede llegar a la clase media, y para vicepresidente, tenemos un campesino indígena, nuestro hermano David Choquehuanca, hará seguro que se respete nuestra cultura e identidad, se asegurará de que se respete nuestro poncho, nuestro chicote [látigo], nuestra chuspa [bolso tradicional], nuestro sombrero, nuestro vestido ”.

Morales, quien escapó de la persecución en noviembre huyendo a México y luego a Argentina, fue el primer líder indígena del país desde la conquista española. Procedente de la nación aymara, fue un campesino pobre antes de participar políticamente en los sindicatos. Morales, con sus fuertes rasgos indígenas, hizo de la igualdad racial un foco central de su administración. La constitución de 2009 cambió oficialmente el nombre del país a “Estado Plurinacional de Bolivia” para reconocer su naturaleza multiétnica, con la bandera indígena de Wiphala concedida el mismo estatus que el diseño tricolor más tradicional visto internacionalmente. Esto no agradó a la élite occidentalizada rica, en su mayoría blanca, de Bolivia.

Al dirigirse a la multitud, Eva Copa, presidenta del Senado de Bolivia y ella misma aymara de la ciudad de El Alto, dijo de sus oponentes políticos: “Nos llaman indios como si fuera un insulto, ¡pero estoy orgullosa de ser india! " luego agregando en un mitin del MAS que,

"En esta elección votaremos contra el racismo. El 18 de octubre es donde recuperamos la dignidad de nuestras culturas indígenas, donde decimos no al odio y la división. Diremos no a la violencia, porque venimos de la cultura de la paz. Destruiremos toda la idea de 'fraude' [refiriéndose a la disputada victoria electoral de Morales el año pasado] que utilizaron para robar las elecciones a los pueblos indígenas de Bolivia. La ciudad de El Alto siempre ha sido una tumba de tiranos y eso lo probaremos nuevamente el 18 de octubre ”.

Parte de la identidad indígena en Bolivia es el respeto, incluso reverencia, por el medio ambiente natural, al que ellos llaman “Pachamama” (Madre Tierra). Leonardo Loza, líder de la Federación Sindical Chimore y candidato al Senado del MAS en la ciudad de Cochabamba, explicó por qué tantos dentro del país ven esta elección como un punto de inflexión en la historia del país.

"Nuestra identidad y cultura está en juego en esta elección, nuestras vidas están en juego, nuestra forma de vida está en juego, nuestra sintonía con la Pachamama está en juego, nuestra convivencia entre bolivianos está en juego, y por supuesto, la democracia está en juego. Por eso las elecciones del 18 de octubre son tan importantes ”.

Una senadora poco conocida de un partido que recibió solo el cuatro por ciento de los votos en las elecciones de octubre pasado que ganó Morales (antes de ser expulsada por los militares por  cargos falsos de manipulación de votos), Jeanine Añez era una elección poco probable para presidente. Cristiana fuertemente conservadora, llegó al palacio presidencial blandiendo una enorme biblia encuadernada en cuero, proclamando que Dios regresaba al gobierno. Gran parte de la derecha cristiana de Bolivia ve a los indígenas como ciudadanos menores. La propia Áñez había descrito previamente a la mayoría indígena del país como “satánica” y sugirió que no se les debería permitir vivir en ciudades, sino que deberían ser relegados a las tierras altas o los desiertos. En esta elección, la extrema derecha boliviana ha hecho campaña bajo el lema “creemos” (creemos), presentándose, los verdaderos creyentes, frente a los satánicos no creyentes que todavía adoran a la Madre Tierra.

Durante el golpe de noviembre, los líderes quemaron  la bandera de Wiphala en las calles, mientras que las fuerzas de seguridad arrancaron y quemaron el parche de Wiphala que se agregó a sus uniformes, un gesto que simboliza el regreso a un país con una estricta jerarquía racial. “La quema de nuestra Wiphala fue lo que más dolió, absolutamente”, dijo Franklin Flores, legislador aymara del MAS. “La forma en que nuestras madres, nuestras hermanas, nuestras hijas fueron golpeadas con palos y gaseadas por la policía, solo por ser indígenas. Eso lastimó nuestra alma y siempre lo hará, nunca olvidaremos esos momentos. Con nuestro voto ahora podemos superar todo eso y devolver la dignidad a nuestra gente ”.

Para forzar al recién reelegido Morales de su cargo en noviembre, la derecha del país se basó en una campaña de violencia contra los funcionarios del MAS. Patricia Arce, alcaldesa de la localidad de Vinto, por ejemplo, fue capturada , le raparon el cabello y le pintaron el cuerpo de rojo antes de ser arrastrada públicamente por las calles descalza, sus captores abusaron de ella y la obligaron a aceptar dejar el cargo. Morales dejó en claro que solo se iba para evitar un baño de sangre.

Una vez en el poder, Añez ciertamente no se salió con la suya y se encontró con una dura pero descoordinada resistencia al golpe por parte de la clase obrera e indígena del país. Rápidamente firmó  una orden oficial que exoneraba a todos los servicios de seguridad de cualquier delito cometido durante el “restablecimiento del orden”, otorgando efectivamente al ejército y la policía una licencia para matar a cualquiera que se opusiera a ella. Esto lo utilizaron de inmediato, llevando a cabo una serie de masacres  contra partidarios del MAS.

“Durante este golpe nos han tratado peor que a los animales como mujeres indígenas, creo que para ellas no existimos, pero ese dolor no ha sido en vano”, dijo Juanita Ancieta, Secretaria de Relaciones Internacionales del MAS. , y una mujer indígena quechua.

"Nuestros hijos se han levantado con enorme fuerza en defensa de las mujeres indígenas, eso nos trae una alegría enorme, un orgullo enorme. Estas elecciones son la oportunidad de acabar con esa discriminación, ese racismo, y lo haremos con nuestro voto, no necesitamos violencia porque queremos construir un gobierno de paz. Quiero decir a la derecha que también somos bolivianos, aunque tengamos diferencias ideológicas, todos somos humanos en nuestra Pachamama ”, agregó.

Desde la conquista europea, gran parte de América Latina ha sido explotada como un vasto recurso mineral, enriqueciendo a los europeos y más tarde a los norteamericanos. Bolivia no fue la excepción. Desde su descubrimiento en 1545, la vasta montaña plateada de Potosí (que, durante siglos, produjo más de la mitad del suministro mundial de plata) enriqueció al rey español y financió las escapadas de Madrid por Europa y el mundo. A tan solo 50 años de su fundación, la ciudad de Potosí tenía una población igual a la de Londres o París. Hoy, la plata casi se ha ido. Pero Bolivia todavía es rica en estaño, hidrocarburos y litio. Morales intentó restablecer el equilibrio nacionalizando la riqueza mineral del país, utilizando las ganancias para financiar ambiciosos proyectos contra la pobreza. Esto pudo haber sellado su destino; Morales sostiene que los eventos de noviembre constituyeron un "golpe de litio", una noción respaldada por el director ejecutivo de Tesla, Elon Musk. Cuando se le cuestionó sobre su papel en el golpe, el multimillonario (cuyos vehículos eléctricos requieren grandes cantidades de litio para las baterías) respondió : “¡Golpearemos a quien queramos!"

Durante su mandato, Morales emergió como uno de los principales críticos del sistema internacional en el mundo, afirmando continuamente  que el capitalismo sin restricciones era la causa fundamental del sufrimiento humano. A nivel internacional, se opuso al imperialismo estadounidense e intentó construir redes de largo alcance con otros países latinoamericanos de mentalidad independiente, al mismo tiempo que promovía  los derechos palestinos y el boicot de desinversión y sanciones contra Israel. En 2015, su avión presidencial aterrizó  en Europa después de que se alegara que el disidente estadounidense Edward Snowden podría estar a bordo en ruta hacia una nueva vida de asilo en Bolivia. Diego Pary, indígena quechua y canciller de Morales hasta el golpe de 2019, dijo que,

"La diplomacia de los pueblos indígenas de Bolivia llegó al mundo durante el último gobierno. Desde la cancillería le mostramos al mundo lo que realmente es Bolivia, le mostramos al mundo nuestras culturas indígenas, pero lamentablemente se ha abandonado la diplomacia indígena, que valora la unidad y la integración. Con esta elección podemos reconstruir la posición de Bolivia en el mundo, los valores de nuestras culturas indígenas tienen mucho que aportar a nivel internacional ”.

 

Al concluir su campaña electoral, el Movimiento al Socialismo aparece con un ánimo confiado. Una encuesta reciente  muestra que Luis Arce tiene un 42 por ciento a nivel nacional, más de 9 puntos por delante de su rival más cercano Carlos Mesa (quien fue presidente entre 2003 y 2005). Bajo el sistema boliviano, si algún candidato gana más del 40 por ciento de los votos en la primera vuelta y tiene 10 puntos de ventaja sobre el segundo lugar, no hay elección de segunda vuelta. La derecha boliviana obviamente ve el peligro, ya que la propia Áñez abandonó recientemente la carrera para reunir apoyo en torno a un candidato. Por lo tanto, a menos que las proyecciones sean tremendamente inexactas, una votación justa el domingo tendrá al MAS en una posición fuerte.

Sin embargo, existen serias preocupaciones de que la elección (que ya se ha pospuesto varias veces) esté lejos de ser justa. Los “ciudadanos observadores” están siendo pagados directamente  por las organizaciones gubernamentales USAID y el Fondo Nacional para la Democracia, grupos expulsados  de Bolivia bajo el mandato de Morales por interferir en los asuntos internos. Tras el golpe, Estados Unidos expresó su satisfacción  por lo que llamó la "preservación de la democracia", y emitió una declaración que decía: "Lo hicimos". Desde entonces, ha seguido respaldando a Añez.

El gobierno de Áñez también está tratando  de imponer un bloqueo de 48 horas inmediatamente después de las elecciones, alegando que es una medida anti-COVID-19. Sin embargo, los críticos alegan que podría ser un intento de detener las protestas contra el próximo fraude electoral.

Henry Nina, presidente de la Confederación Intercultural, la organización indígena más grande del país, confiaba en que se lograría justicia.

"Vamos a recuperar nuestra identidad, como las 36 naciones indígenas y afro de Bolivia, reconocidas por la constitución por la que luchamos. Nos han discriminado, han desmantelado nuestras instituciones como el Ministerio de Cultura, un pueblo sin origen y sin cultura no es un pueblo. Por eso tenemos que reconstruir la democracia el 18 de octubre, para poder reconstruir nuestra cultura y nuestra identidad ”.

El domingo representa la mejor oportunidad de Bolivia para asegurar una paz duradera, con una contundente victoria del MAS como un repudio al golpe militar de la derecha en noviembre. A través de una lucha constante, los grupos indígenas y los sindicatos del país ya han obligado al gobierno a ceder a una elección. Sin embargo, la pregunta sigue siendo, si pierde, ¿cómo reaccionará el gobierno?

 

--------

Foto principal de Juan Karita | AP

Oliver Vargas es un periodista británico-boliviano que cubre el golpe de estado en curso en Bolivia para MintPress News. Sus escritos han aparecido en teleSUR, Redfish y The Grayzone entre otros.

Alan MacLeod  es redactor de MintPress News. Después de completar su doctorado en 2017, publicó dos libros:  Bad News From Venezuela: Twenty Years of Fake News and Misreporting  and  Propaganda in the Information Age: Still Manufacturing Consent . También ha contribuido a la  Justicia y Precisión en la Información ,  The Guardian ,  Salon ,  La zona gris ,  jacobina Revista ,  sueños comunes  del  American Herald Tribune  y  el canario .