La nave de la Comunicacion

El asesinato del profesor en Francia desata una ofensiva islamófoba OCCIDENTE Y LOS YIHADISTAS: CRÓNICA DE UNA HIPOCRESÍA

Publicado en https://acta.zone/ > Francia

"Estamos en guerra". Desde el atroz asesinato por decapitación de Samuel Paty, profesor de historia y geografía en el colegio de Bois d'Aulne en Conflans-Sainte-Honorine (Yvelines), por un joven fanático de 18 años, Abdoulakh Anzorov, la retórica marcial de la defensa de los "valores republicanos" contra "la hidra islamista" se expresa con una vehemencia sin precedentes.

 

"Aprovechando esta tragedia" (como sugirió inocentemente Christophe Barbier), el Estado lanzó una nueva ofensiva islamófoba dirigida a la persecución e incluso a la disolución de toda una serie de organizaciones y asociaciones musulmanas. En los últimos días, hemos visto resurgir de su propia nada personajes que se creía relegados definitivamente a los cubos de basura de la historia, como François Fillon que exigió que el velo fuera desterrado "de todo espacio público". 

El canal propiedad de Vincent Bolloré, CNews (una especie de Fox News al estilo francés en un estado de radicalización permanente), es la cabeza de la góndola de un increíble estallido mediático1, en el que políticos de derecha y comentaristas racistas se suceden de la mañana a la noche. Algunos piden la"criminalización de la ideología", otros el"retorno del servicio militar", o incluso el"restablecimiento de la prisión"(que permitiría, según el editorialista Guillaume Bigot, enviar yihadistas a las islas Kerguelen). Un anfitrión lamenta que"es el estado de derecho el que es sinónimo de nuestro desarme", uno de sus invitados nos insta a"aceptar la idea de que ciertos inmigrantes son incompatibles con Francia", mientras que otro pide "cuestionar a todos los colaboradores de los islamistas"...

Detengámonos en esta última expresión. Con cada nuevo ataque en suelo francés, cristaliza la figura del "enemigo absoluto".2 contra el cual, como enfáticamente lo expresó Macron, se trata de librar una "lucha a muerte"3 . 

Frente a la barbarie del decapitante oscurantista se encuentra el Occidente de la Ilustración, los derechos humanos y la libertad de expresión. Pero, ¿qué hipocresía es el discurso sobre el antagonismo entre las "democracias occidentales" y el "terrorismo islamista", transmitido obsesivamente por nuestros gobernantes durante al menos dos décadas? ¿Es el nombre? La caza de la"complicidad intelectual"en el terrorismo y la denuncia oportuna del"islamo-izquierdismo"4 ¿No son un burdo subterfugio para ocultar la responsabilidad histórica (y aún actual) del propio imperialismo occidental y sus aliados? Este monstruo que las democracias liberales dicen luchar, ¿no es en última instancia su propia criatura?

Es necesario echar un vistazo al pasado. A fines de la década de 1970, el ejército estadounidense acababa de sufrir una aplastante derrota en Vietnam. Las victorias de las luchas de liberación nacional en Angola y Mozambique o de la revolución sandinista en Nicaragua son vistas por el campo atlantista como signos de una ofensiva global que debe detenerse. Así es como Estados Unidos decidió en el verano de 1979 - incluso antes de la intervención del Ejército Rojo - apoyar la rebelión islamista que se opone al gobierno comunista afgano recién instalado en el poder (y apoyado por la URSS). Después de una primera directiva firmada por Carter en julio, restringida al apoyo logístico y propagandista, la administración estadounidense autorizó, a raíz de la invasión soviética, la entrega de armas a los mujaidines afganos (“combatientes de la fe comprometidos en la jihad”). Diciembre de 1979: es el comienzo del "programa afgano" de la CIA, que se establece en estrecha colaboración con los servicios saudíes y paquistaníes.

 

Un personaje entonces no reconocido, pero cuya carrera posterior le valdrá la fama internacional, juega un papel importante en esta secuencia: es Osama bin Laden. El embajador de Arabia Saudita en Estados Unidos de 1983 a 2005, Bandar Ben Sultan, quien sirvió como intermediario durante el conflicto afgano, dijo: “Estuvimos en contacto con Bin Laden cuando la CIA y Arabia Saudita estaban ayudando a nuestras tropas. Hermanos Mujaidin en Afganistán para deshacerse de las fuerzas soviéticas. Osama bin Laden me dijo: “Gracias. Gracias por traernos ayuda estadounidense"5 . 

Viniendo de una familia de multimillonarios saudíes, Bin Laden fue abordado por el príncipe Turki al-Faisal (en ese momento jefe de los servicios secretos de Arabia Saudita) para organizar el reclutamiento de voluntarios yihadistas para Afganistán.6 . Así fue como fue recibido allí por Djalâlouddine Haqqani, uno de los principales líderes militares de la coalición islamista, fuertemente financiada por la Inteligencia Interservicios de Pakistán y la CIA, por una suma de varias decenas de millones de dólares. Antes de convertirse en la bestia negra de Estados Unidos, Haqqani era para ellos un "activo precioso" contra la amenaza soviética. Así, sus éxitos militares en la década de 1980 son elogiados por el diputado estadounidense Charles Wilson, a cargo del “programa afgano” con el presidente Reagan, quien lo considera “una bendición”. Incluso, dicen, fue recibido en la Casa Blanca por Ronald Reagan, quien lo vio como un "luchador por la libertad".7 .

En Francia, periodistas e intelectuales compiten en lirismo para apoyar a los "luchadores de la fe" contra "el invasor ruso". Como explica Denis Souchon 8 ,“No importa que casi todos estos heroicos luchadores sean tradicionalistas, fundamentalistas, incluso musulmanes. En ese momento, la religión no se veía necesariamente como un factor de regresión, a menos que se opusiera, como en Irán al mismo tiempo, a los intereses estratégicos occidentales”.

Le Monde escribe en su edición del 20 de mayo de 1985: “Los afganos tienen la modestia y el fatalismo que implica la confianza absoluta en la voluntad de Alá. Parece que no hay forma de vida más atractiva ni ocupación más alta que la de un guerrero de la guerra santa. Acerca a todos a la vida del Profeta” .

Bernard Henri-Lévy, ya vistiendo su traje de celoso propagandista del imperialismo euroatlántico (del que nunca abandonará), declara9  :"Los afganos solo pueden ganar si tienen armas, no pueden vencer a los tanques con ametralladoras, solo pueden vencer a los helicópteros con Sam-7, solo pueden vencer al Ejército soviético si tiene otras armas (…). Creo que hoy los afganos no tienen ninguna posibilidad de triunfar a menos que aceptemos interferir en los asuntos internos afganos”.

No creía que lo estuviera diciendo. En 1986, cuando la situación militar sobre el terreno parecía estancarse, Estados Unidos tomó la iniciativa de una escalada que trastocó el equilibrio de poder al abolir el control soviético del espacio aéreo: decidieron equipar a los Misiles tierra-aire afganos Mujaidin Stinger capaces de atacar helicópteros y aviones de combate.

El punto de inflexión en la década de 1980 marcó una bifurcación ideológica en Francia de la que todavía estamos luchando por escapar. Con la llegada al frente de la escena mediática de los "nuevos filósofos" (de los cuales BHL es el abanderado) comienza la criminalización de la hipótesis comunista, la descalificación del marxismo, la apología incondicional de la democracia liberal y de la economía de mercado. 

Al mismo tiempo (y especialmente durante el primer mandato de Mitterrand), asistimos a la eliminación gradual, en los discursos oficiales, del nombre de “trabajador” en favor del nombre de “inmigrante”. Es, por ejemplo, un ministro socialista (y no un oscuro consejero departamental de la FN) quien afirma en 1983 que los huelguistas de Renault --en realidad, principalmente argelinos o marroquíes- son"Trabajadores inmigrantes agitados por grupos religiosos y políticos que se determinan según criterios que poco tienen que ver con las realidades sociales francesas" . Antes que Laurent Fabius, primer ministro de Mitterrand, declarara en 1984 que Jean-Marie Le Pen "hace las preguntas correctas" .

 

Mientras que los muyahidines afganos son elogiados casi unánimemente en su lucha contra el imperio soviético, las leyes rebeldes y persecutorias se suceden contra los proletarios de la inmigración poscolonial, en un contexto de acelerada "lepenización" de las mentes. Falso paralelismo paradójico que no dejará de constatarse a partir de entonces: el imperialismo implanta descaradamente el islamismo fuera de sus fronteras mientras profundiza el racismo de Estado y la islamofobia doméstica.

En Afganistán, la administración estadounidense inicialmente solo pensó en desestabilizar a su rival soviético, sin creer en una victoria para los mujaidines. Sin embargo, logra su objetivo estratégico: Afganistán se ha convertido para la Unión Soviética en lo que Vietnam había sido para Estados Unidos. Después de 10 años de guerra agotadora y pérdidas considerables, el Ejército Rojo se vio obligado a retirarse en 1989. Un año después, la URSS colapsó.

En total, se estima que hasta 35.000 yihadistas extranjeros de 43 países participaron en la guerra de Afganistán. Muchos se verán redistribuidos en los años siguientes a diferentes escenarios de conflicto, desde los Balcanes hasta el Magreb pasando por el Cáucaso. La red afgana creada por Bin Laden proporciona la base de lo que se convertirá en Al-Qaeda, una verdadera plataforma organizativa para el yihadismo internacional.

El 15 de enero de 1998, Le Nouvel Observateur preguntó a Zbigniew Brzezinski, asesor de asuntos de seguridad del presidente estadounidense James Carter, si "no se arrepiente de haber favorecido al fundamentalismo islamista, habiendo dado armas, a los futuros terroristas” . Su respuesta: “¿Qué es lo más importante en la historia del mundo? ¿Los talibanes o la caída del imperio soviético? ¿Algunos islamistas entusiasmados o la liberación de Europa central y el fin de la guerra fría? "

 

Durante la década siguiente, los elementos del método probados en Afganistán se exportan a los Balcanes y el Cáucaso. Persiguiendo su objetivo estratégico de desmantelar la Yugoslavia Federal (que, a medida que la URSS se desintegra, sigue siendo uno de los últimos estados que no ha torpedeado lo que quedaba de su economía socializada en el altar de la dictadura del mercado), Occidente favorece el surgimiento de las fuerzas secesionistas más reaccionarias. En Bosnia, Alija Izetbegović es favorecido por el campo euroatlántico, cuyo activismo juvenil lo había llevado a apoyar la división Handžar de las Waffen-SS.10 y en quien su admirador incondicional Bernard Henri-Lévy ve al "De Gaulle de Bosnia en lucha".

Bajo su autoridad, el ejército de Bosnia y Herzegovina permite que se formen unidades autónomas de voluntarios yihadistas en su interior, mientras se multiplican los campos de entrenamiento para mujaidines en todo el mundo. "Ya no hay ninguna duda de que los líderes ASD de Alija Izetbegović intentaron traer islamistas extranjeros a Bosnia y Herzegovina incluso antes del inicio del conflicto".11 . Serán varios miles para luchar entre 1993 y 1995. Izetbegović ser eúne en varias ocasiones con Osama bin Laden,quien financia y arma a los mujaidines bosnios, en particular a través de la organización supuestamente humanitaria Third World Relief Agency (TWRA). También recibirá la nacionalidad bosnia en 1993.

Siniestra memoria, la unidad de El-Muyahid , integrado con 3er cuerpo del ejército de Bosnia y Herzegovina y fundada por una estrecho colaborador de bin Laden (el árabe Abu Abdul Aziz, veterano yihad afgana), y se compone de voluntarios extranjeros y se beneficia de la supervisión proporcionada por religiosos de obediencia wahabí 12 . La "Unidad Yihadista" Sigue siendo "famosa" por una serie de masacres particularmente atroces que incluyen decapitaciones filmadas y fotografiadas de prisioneros serbios (soldados y civiles) cuyas imágenes han viajado por todo el mundo. Si bien los Acuerdos de Dayton de 1995 establecieron la retirada en un plazo de 30 días de todos los combatientes extranjeros, Izetbegović distribuye, en agradecimiento por los servicios prestados, cientos de pasaportes a mujaidines internacionales, lo que permite que muchos permanezcan en Bosnia.

A lo largo de la guerra, Estados Unidos facilitó la entrega de armas a los combatientes bosnios al eludir el embargo internacional (que ellos mismos apoyaron oficialmente).13 . Los periódicos de la época se hicieron eco de la participación estadounidense:"Los agentes de la CIA forman el ejército bosnio", titula The Manchester Guardian el 17 de noviembre de 1994. Unos meses después del final de la guerra, el Los Angeles Times señaló en un artículo del 11 de noviembre de 1997 que "la estación de la CIA en Bosnia se considera ahora una de las más grandes de la región".

Está establecido que bin Laden financió con varios millones de dólares a los separatistas albaneses del KLA ("Ejército de Liberación de Kosovo"), algunos de los cuales fueron entrenados en campos de Al-Qaeda en Afganistán y Bosnia-Herzegovina 14 . Mohammed Al-Zawahiri, hermano del actual líder de Al-Qaeda (y número 2 en la época de Bin Laden) incluso dirigió una unidad de élite del ELK.

Pero como nos recuerda Jean-Arnault Dérens 15 ,"Hashim Thaçi y el KLA son en gran parte una creación de servicios occidentales". La DGSE, por ejemplo, mantiene vínculos privilegiados con Hashim Thaçi, en ese momento uno de los principales líderes del ELK y futuro autoproclamado jefe de Estado de Kosovo. Como se informó en un artículo de The Guardian, “El SHIK [servicio secreto del ELK] recibió un apoyo particular de la inteligencia extranjera francesa, así como de la CIA. […] Las comunicaciones militares serbias interceptadas por los británicos durante la guerra incluso revelaron que oficiales de la DGSE habían sido asesinados junto con combatientes del ELK durante una emboscada serbia”. La encuesta publicada por Mediapart también cuenta que una "Gran delegación de ejecutivos del ELK" había recibido "formación en el centro especializado de entrenamiento de paracaidistas (CPES) de Cercottes, en Loiret" unas semanas antes de la conferencia de Rambouillet. Que el ELK se involucre en actividades delictivas como el tráfico de heroína o el tráfico de órganos humanos no parece molestar en lo más mínimo a sus protectores occidentales.16 .

 

Como siempre, las actividades imperiales están legitimadas por el activismo ideológico de intelectuales servilesBernard-Henri Lévy, Pascal Bruckner e incluso André Glucksmann firmaron así una columna en Le Monde el 7 de mayo de 1999, pidiendo “ayudar al ELK moral, política y financieramente” . Después de una guerra de agresión (en la que participa Francia) contra Yugoslavia marcado por 78 días de bombardeos entre marzo y junio de 1999, Kosovo se transforma en un protectorado de la OTAN. Los líderes del ELK llegan al poder mientras Estados Unidos instala Camp Bondsteel, la base militar estadounidense más grande de Europa. 

En 2017, después de diez años de existencia de un estado mafioso formalmente independiente, todavía bajo la ocupación de las tropas de la OTAN y limpiado étnicamente de casi todas las minorías étnicas no albanesas, una investigación de Courrier International muestra "cómo Kosovo se ha convertido en el bastión del yihadismo en Europa, con el mayor número de combatientes de Daesh per cápita".

 

A comienzos de la década de 2000, Estados Unidos, ahora una hiperpotencia indiscutible desde la caída de la URSS, buscó impulsar su ventaja aprovechándose de una Rusia incruenta para promover su fragmentación territorial, mientras se apoderaba de los jugosos recursos petroleros del Cáucaso. Esto incluye asegurar la hegemonía del oleoducto bajo control angloamericano que, partiendo de Bakú, cruza Georgia y Turquía para llegar al Mediterráneo, en detrimento del oleoducto bajo control ruso, sin competencia en ese momento, que también salió de Azerbaiyán pero para unirse a Novorossiisk (puerto comercial en el Mar Negro) pasando por… Chechenia.

Así es como debemos entender el apoyo de EE.UU. a los separatistas chechenos, liderado en particular por el Comité Americano por la Paz en Chechenia (Comité Americano por la Paz en Chechenia), copresidido por Zbigniew Brzezinski (ya citado anteriormente. sobre Afganistán). Allí encontramos la flor y nata de la fracción neoconservadora del aparato estatal estadounidense: Richard Perle, asesor del Pentágono; Elliott Abrams, figura clave en el asunto Irán-Contra; Kenneth Adelman, ex embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas y firme partidario de la invasión de Irak; Midge Decter, biógrafo de Donald RumsfeldBruce Jackson, ex oficial de inteligencia militar y vicepresidente de Lockheed Martin (la principal empresa de armas de Estados Unidos y del mundo); o James Woolsey,17 . En definitiva, los defensores más entusiastas de la "guerra contra el terrorismo", obsesionados con el desmembramiento de Rusia y de repente menos cuidadosos con sus protegidos chechenos.

 

Pero, ¿a quién encontramos al frente de las fuerzas chechenas durante las dos guerras contra Rusia? Una vez más líderes militares que estudiaron en Afganistán. Dos de los principales líderes separatistas, Shamil Basayev e Ibn al-Khattab, notoriamente cercanos a Al-Qaeda, han recibido su entrenamiento militar e ideológico en campos de entrenamiento afganos:

“En 1994, los servicios de inteligencia paquistaníes se organizaron para Basayev [que dos años antes había ido a luchar al frente de un batallón checheno junto a las fuerzas azerbaiyanas en su infructuosa guerra contra los armenios en Nagorno-Karabaj] y sus lugartenientes para el adoctrinamiento intensivo y el entrenamiento de guerrillas en la provincia de Khost, Afganistán, en un campamento establecido a principios de la década de 1980 por la CIA y los servicios de inteligencia paquistaníes y encabezado por el notorio caudillo afgano Gulbuddin Hekmatyar [figura destacada en la lucha contra la URSS en Afganistán durante la década de 1980, apoyada en esta capacidad por Estados Unidos y Pakistán] ”18 .

El Arabia Khattab organizó en Chechenia una milicia de yihadistas internacionales (principalmente árabes) hasta su eliminación por el FSB en 2002, mientras que Basayev reclamó varios ataques sangrientos en suelo ruso a principios de la década de 2000, incluida la toma de rehenes de Beslán (el 3 de septiembre de 2004, colegio de Beslán, en Osetia del Norte (Rusia), fue tomado por terroristas musulmanes armados, una combinación de chechenos e ingusetios, entre otros. Ese día se produjo un tiroteo entre los secuestradores y las fuerzas de seguridad rusas, dejando un saldo de 334 muertos (186 de ellos niños) y más de 700 heridos). 

En ese momento, la acción fue condenada por Akhmed Zakaïev (refugiado en Londres), portavoz del “gobierno checheno en el exilio” que se beneficia, entre otras cosas, del apoyo de la ACPC mencionado anteriormente. Solo unos meses después de la toma de rehenes de Beslán, Basayev fue nombrado viceprimer ministro del mismo gobierno en el exilio. La distinción trazada por las potencias occidentales entre "rebeldes moderados" y "terroristas" -que se utilizará en otras ocasiones- se revela entonces por lo que es:

En 2013, un artículo del London Telegraph informó el contenido de una discusión entre Bandar Ben Sultan (ya citado sobre su proximidad a la administración estadounidense) y Vladimir Putin durante la cual quien era en ese momento el jefe de El servicio secreto saudí está tratando de monetizar una relajación del apoyo ruso a Assad en Siria. También habría ofrecido, durante las negociaciones, la garantía de una "protección" de los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebrarían en Sochi el año siguiente 19, y que "los yihadistas chechenos que amenazan la seguridad de los Juegos, nosotros quienes los controlamos" 20 .

Más recientemente, en el conflicto ucraniano que estalló en 2014, algunos yihadistas chechenos opuestos al presidente Ramzan Kadyrov se unieron al frente nacionalista contra los separatistas de habla rusa en Donbass. El campo nacionalista, apoyado por la UE y la OTAN, incluye, por tanto, a los neonazis del regimiento de Azov y los yihadistas chechenos del batallón Djokhar Dudayev. Todo ello a dos horas de vuelo desde las principales capitales europeas.

 

Nótese que se trata de esta nebulosa yihadista de los combatientes chechenos cuyo padre del asesino de Samuel Paty fue aparentemente un apoyo logístico (para lo cual solicitó la condición de refugiado político en Francia y lo obtuvo).

 

Podría decirse que no hay mejor testimonio de la hipocresía del imperialismo occidental que su alianza estratégica con las monarquías petroleras del Golfo, incluida Arabia Saudita. “El régimen de Riad, que surgió del wahabismo (islam riguroso), financia aquí y allí movimientos islamistas armados. Washington lo sabe, pero hace la vista gorda, la dinastía real es un fiel pivote de la estrategia estadounidense en la Península Arábiga y un proveedor de petróleo para la principal potencia mundial".21 .

Esto, por supuesto, también se aplica a Francia. Durante los quinquenios de Sarkozy y Hollande, marcados en el plano interno por una huida precipitada islamófoba (desde la ley que prohíbe el uso del velo completo hasta la institucionalización del estado de emergencia, pasando por los nauseabundos debates sobre el identidad nacional o pérdida de la nacionalidad), los vínculos con las petromonarquías del Golfo se han intensificado, hasta el punto de convertir a Arabia Saudita en el primer cliente de Francia en términos de contratos militares (así como en el primer país proveedor de petróleo). Cuando llegó al poder, Emmanuel Macron siguió la estela de sus predecesores al firmar el 7 de diciembre de 2017 un contrato de 11 mil millones de euros con Qatar, en particular para la venta de al menos 12 Rafale y varios cientos de vehículos blindados.

Sin embargo, es bien sabido por todos que las petromonarquías del Golfo son las principales responsables de la expansión global del wahabismo (principal referente intelectual de la yihad global), esta ideología que nuestros gobernantes ahora prometen perseguir sin descanso. ¿Pero no es el propio Príncipe Heredero de Arabia Saudita quien recientemente admitió que las potencias occidentales alentaron la propagación del wahabismo durante la era de la Guerra Fría para contrarrestar la influencia soviética? Escuchar hoy a Macron anunciar (según las declaraciones de Le Canard Enchaîné ) que "los estados que fomentan el salafismo en nuestro suelo deben ser considerados estados hostiles" es cómico.

En las costas del Mediterráneo, también es sabido por todos que las petromonarquías se encuentran entre los primeros apoyos financieros y logísticos de los yihadistas activos en la zona iraquí-siria 22, y son los mismos que escenifican la decapitación de sus prisioneros. ¿Pero no fue precisamente Laurent Fabius quien declaró que el frente Al-Nusra (anteriormente afiliado a Al-Qaeda) estaba haciendo un "buen trabajo" sobre el terreno contra el régimen de Bashar Al-Assad, del que el mismo Fabiushabía declaradoque él“no merece estar en la tierra”y cuya expulsión era un objetivo común de Francia y Arabia Saudita?

Como lo resume Alain Badiou 23 :"Con respecto al reino del terror en nombre del Islam puro y duro, los soberanos de Arabia Saudita están de acuerdo, sin que yo sepa que ningún demócrata notorio haya pedido bombarderos B-52 para aplastarlos. Por lo tanto, sospechamos fuertemente que existe, para estos demócratas, terrorismo islamista y terrorismo islamistaEl primero, apoyado por los norteamericanos y, por tanto, en consecuencia amigo de nuestras sociedades, debe ser si no admirado, al menos tolerado. Enfrentémonos a la cara y sigamos adelante. El segundo que, en sus tortuosos cálculos, viene a golpearnos: que lo estigmatizamos y que lo aniquilamos bajo las bombas. En definitiva, se trata de saber dónde se encuentra exactamente en términos de acceso al petróleo”.

Por regla general, Qatar y Turquía financian organizaciones vinculadas a los Hermanos Musulmanes, mientras que Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos están más vinculados a organizaciones de tipo salafista-yihadista (aunque en el caso del conflicto sirio estas distinciones resultan ser bastante porosas). François Hollande admitió haber apoyado a la oposición siria en 2012, al enviar material de guerra a las milicias para que pudieran enfrentarse al ejército sirio y sus partidarios. Tácticamente, los yihadistas, más avezados en el combate, supieron tomar el control de la oposición militar y se impusieron como los únicos oponentes reales, justificando el derramamiento de sangre. Por lo tanto, es concomitante que las diversas tendencias que van desde la Hermandad Musulmana (Faylaq Al-Cham) hasta los yihadistas salafistas (Al-Nosra, Ahrar Al-Cham), recibieron apoyo, ya en diciembre de 2012, The Guardian señaló que “parte del dinero francés cayó en manos de grupos islamistas que estaban desesperadamente escasos de municiones y que habían recurrido a grupos yihadistas cercanos a Al-Qaeda, en y alrededor de Alepo" 24 .

Según las recientes revelaciones parece que el asesino de Samuel Paty, Abdulakh Anzorov, estuvo en contacto con al menos dos yihadistas de habla rusa que viven en Siria y que glorificó a Hayat Tahrir Al-Cham, llamándolo "el mejor grupo actual”HTC proviene del Frente Al-Nusra, apoyado militar y materialmente por Qatar, con el respaldo de Estados Unidos y Turquía, como lo reconoció en persona el ex primer ministro de Qatar, Hamad Bin Jassim . Información confirmada además por el líder marroquí del Frente Al-Nusra, Issam Al-Hana, que identifica a Qatar como el "principal financista" de su grupo. 25 . Estos son los mismos yihadistas con los que las FDI están cooperando para organizar el transporte de rebeldes sirios heridos, varios miles de los cuales han sido tratados en hospitales israelíes en los últimos años.26 .

Francia y, más en general, Occidente también tienen una gran responsabilidad en la caótica situación en Libia: el derrocamiento de Muammar Gaddafi bajo Sarkozy y la interferencia francesa en la guerra civil son elementos demostrados en la prensa francesa. Los gobiernos de Hollande y luego de Macron han practicado la política de caminar por la cuerda floja al abrir la puerta a los diferentes campos que chocan y luego comercian con el ganador. Entre estas facciones en guerra, especialmente en el campamento de Al Sarraj, respaldado por la ONU, se encuentran batallones de mercenarios islamistas, algunos de los cuales han servido en Siria. Jean-Yves Le Drian es el interlocutor de este campamento apoyado financiera y logísticamente por Qatar y Turquía. 27

Las monarquías petroleras del Golfo, aunque compiten, sirven como relevos regionales para las potencias occidentales. Luego participan en el apoyo a varios movimientos armados correspondientes a diferentes tendencias políticas. La implicación de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos en el conflicto yemení preocupa a Francia, ya que estos dos países se encuentran entre sus principales clientes, con 1.300 millones y 287 millones de euros de material bélico entregados en 2019. Con la guerra civil en Yemen oponiéndose a las organizaciones apoyadas por estas petromonarquías se enfrentan los Hutíes apoyados por Irán, todas las fuerzas militares se lanzan a la batalla. Los compromisos con las tendencias yihadistas son frecuentes, especialmente en torno al partido Al-Islah, conocido por ser cercano a los saudíes.

*

De todo esto, la lección parece clara. El imperialismo occidental nunca ha tenido problemas para apoyar, armar, financiar o instrumentalizar a los grupos yihadistas cuando sirvieron a sus intereses. Desde Afganistán hasta Siria a través de Yugoslavia, han actuado incluso a menudo como aliados estratégicos para desestabilizar regímenes considerados hostiles o resistentes a sus mandatos judiciales. 

Las potencias occidentales han asumido durante varias décadas, y continúan asumiendo, una asociación privilegiada con algunos de los regímenes más reaccionarios del planeta que patrocinan, tanto a nivel material como ideológico, la jihad global. Este terrorismo islamista que nuestros países señalan como su enemigo mortal, han contribuido en gran medida a alimentarlo y difundirlo.

Porque “Occidente parece notar los incendios que él mismo ha provocado en los cuatro rincones del planeta sólo cuando siente el calor y las llamas lo queman. No importa que el sufrimiento causado por ciertos hechos de los que él es corresponsable haya sido infligido a gran escala en la periferia, incluso antes de que haya retroalimentación en el centro . En resumen: lo que está pasando aquí es solo una fracción de lo que está pasando allá" 28 .

"Lo que está sucediendo allí" es la búsqueda de prácticas imperiales en una nueva forma, que ha sido calificada como "zonificación" : ya no es la instalación de un poder metropolitano de gestión directa de las regiones dominadas, sino la pura y simple destrucción de Estados, resultando en la creación de "zonas francas" entregadas al gángsterismo y al saqueo de empresas multinacionales. La cobertura mediática del negocio de Lafarge con Daesh en Siria es solo el ejemplo más espectacular de cómo el caos infra-estatal causado por las intervenciones imperiales, lejos de socavar los intereses capitalistas, les permite, por el contrario, desplegarse sin obstaculos.

Sin embargo, el cinismo geopolítico del que hablamos ha ido de la mano de una profundización continua, especialmente en Francia, del racismo de Estado y de la islamofobia, tanto a nivel ideológico como institucional. Durante los últimos diez años, el Estado francés ha hecho uso del resurgimiento de los ataques islamistas en su territorio, no por supuesto para cuestionar en lo más mínimo su posicionamiento internacional o sus alianzas geopolíticas, sino como pretexto. Una persecución implacable contra los musulmanes de este país y una desenfrenada agitación de motivos identitarios, básicamente encaminada a organizar la división del pueblo, a impedir su unificación multinacional 29 .

Por tanto, por supuesto, es importante revelar la hipocresía del discurso de la "guerra contra el terrorismo islamista". Pero es más importante articular, aquí en el corazón de las metrópolis del Norte Global, la lucha antirracista y la lucha antiimperialista: renovarse con capacidad de movilización ofensiva contra las expediciones bélicas del imperialismo euroatlántico (denunciar los falsos pretextos humanitarios con los que se reviste la mayor parte del tiempo en los últimos años), y resistir la criminalización de la lucha contra el racismo estructural al seguir organizándose con quienes lo padecen en primera línea.

 

--------

ÍNDICE

 

1. Ver Samuel Gonthier, “Tras el asesinato de Samuel Paty, la competencia Lépine para las ideas de extrema derecha , ” Télérama 20 de octubre, el 2020.

2. Sobre el “giro schmittiano” de las democracias liberales, véase Alain Brossat, “Los pequeños soldados de la nueva guerra fría en Asia oriental” , ACTA , 21 de octubre de 2020.

3. Vea las declaraciones beligerantes de Macron reportadas por la prensa en los últimos días: “ El enemigo está claramente identificado. Nos quiere muertos. Por eso vamos a librar una lucha a muerte ... La República es una buena chica, pero no se dejará violar. Si no afrontamos esta lucha cara a cara vendrá la época difícil de los enfrentamientos y las milicias. Vamos a decapitar a las organizaciones islamistas. […] Quiero que los islamistas se sientan en peligro a cualquier hora del día y de la noche en Francia ” .

4. Vea las últimas declaraciones del ministro de Educación Jean-Michel Blanquer sobre este tema.

5. Robert S. Dudney, “Verbatim Special: War on Terror” , Air Force Magazine: 40–48 , diciembre de 2001. Sobre la estrecha relación entre Bandar Ben Sultan y la familia Bush, véase la película de Michael Moore, Fahrenheit 9 / 11 .

6. Según algunas fuentes, la idea de crear una "legión extranjera de yihadistas" para apoyar la lucha contra la URSS en Afganistán tendría su origen en Alexandre de Marenches, entonces director de la SDECE (inteligencia exterior francesa), afirmó anticomunista y fundador. en 1976 desde el Safari Club, donde se reunió con sus colegas saudíes e iraníes en particular. Véase Peter Dale Scott, The Road to the New World Disorder , Demi-Lune Editions, 2010.

7. Además, no hay mejor ilustración del apoyo entusiasta de las potencias occidentales a los yihadistas afganos que no se proyecta la última parte de la película Killing (decimoquinta obra de la saga de James Bond, la primera donde 007 es interpretada por Timothy Dalton), lanzado en 1987, en medio de la guerra en Afganistán. Entre otras cosas, vemos al agente del MI6 escapando de una base militar soviética en compañía de un individuo que resulta ser un comandante rebelde de alto rango, un personaje muy simpático y muy sonriente que estudió en Oxford, con quien se hace amigo. Al final de la película, en una escenaBond, que no tiene relación directa con el desarrollo de la trama, vuela un puente que permite escapar a los valientes muyahidines a caballo mientras son perseguidos por despiadados soldados soviéticos. Mientras los tanques del Ejército Rojo son destruidos por el colapso del puente, los muyahidines saludan la generosidad de su benefactor, quien se eleva a otros cielos con un sentido de deber moral cumplido.

8. Denis Souchon, "Cuando los yihadistas eran nuestros amigos" , Le Monde diplomatique , febrero de 2016.

9. Noticiero de televisión nocturno de TF1, 29 de diciembre de 1981.

10. La división SS Handžar, formada en marzo de 1943, que contará con 21.000 combatientes, estaba compuesta predominantemente por musulmanes bosnios.

11. Jean-Arnault Dérens, "Bosnia y Herzegovina: Presencia e influencia de redes islamistas transnacionales", disponible en línea .

12. Véase Ana Otašević, “Organizaciones de combatientes irregulares en Bosnia y Herzegovina”, disponible en línea .

13. Véase Richard J. Aldrich, "América utilizó a los islamistas para armar a los musulmanes bosnios" , The Guardian , 22 de abril de 2002.

14. Jerry Seper, "KLA rebeldes train in terrorist camps", The Washington Times , 4 de mayo de 1999.

15. Jean-Arnault Dérens, “Kosovo, un agujero negro en Europa (3/3): el papel de los servicios franceses” , Mediapart , agosto de 2012.

16. Jean-Arnault Dérens, "El tráfico de órganos en Kosovo: un informe condenatorio" , Le Monde diplomatique , 4 de enero de 2011. Nos enteramos de que "varios cientos de prisioneros capturados por el ELK, principalmente serbios de Kosovo, pero también probablemente Romaníes y albaneses acusados​​de " colaboración"- según los informes, fueron deportados a Albania en 1998 y 1999. Encarcelados en varios pequeños centros de detención, algunos de ellos supuestamente alimentaron el tráfico de órganos. Los prisioneros fueron llevados a una pequeña clínica ubicada a unos 15 kilómetros del aeropuerto internacional de Tirana cuando los clientes se acercaron para recibir órganos. Luego les dispararon en la cabeza antes de extirparles los órganos, principalmente los riñones. Este tráfico fue llevado a cabo por el “ grupo Drenica ” , un pequeño núcleo de combatientes del ELK agrupados en torno a dos figuras clave: el Sr. Hashim Thaçi, actual Primer Ministro de Kosovo, y el Sr. Shaip Muja, entonces responsable del ELK. Brigada médica U ÇK y hoy consejero para la salud de este mismo Hashim Thaçi”. Cuando se le pidió a Bernard Kouchner, exjefe de la Misión de las Naciones Unidas para Kosovo y supuesto amigo de Hashim Thaçi, que comentara sobre estas revelaciones, se echó a reír y le aconsejó al periodista "que fuera a recibir tratamiento" .

17. Véase John Laughland, "The Chechen's American Friends" , The Guardian , 8 de septiembre de 2004.

18. Levon Sevunts, “¿Quién manda? El conflicto checheno encuentra raíces islámicas en Afganistán y Pakistán ”, The Gazette , 26 de octubre de 1999.

19. Véase Axel Gyldén y Alla Chevelkina, “Sochi: el Bin Laden del Cáucaso que desafía al Kremlin” , L'Express , 6 de febrero de 2014. En junio de 2006, Dokou Oumarov reemplazó a Abdoul-Khalim Saïdoullaïev (él mismo sucesor de Aslan Maskhadov) al frente del gobierno separatista checheno y nombra vicepresidente a Basayev (unos días antes de la muerte de este último). En 2007 tomó la iniciativa de abolir la "República Chechena de Ichkeria" y proclamó "El Emirato del Cáucaso". Reclama los atentados del 29 de marzo de 2010 en Moscú que dejaron 39 muertos y 102 heridos.

20. Ambrose Evans Pritchard, "Los saudíes ofrecen a Rusia un acuerdo petrolero secreto si deja caer Siria" , The Telegraph , 27 de agosto de 2013.

21. "El alumno ejemplar de la CIA se volvió contra su maestro" , L'Humanité , 3 de mayo de 2011.

22. Véase, por ejemplo, Patricia Neves, "Apoyo al terrorismo: Arabia Saudita se está blanqueando a sí misma en la espalda de Qatar" , Marianne , 5 de junio de 2017.

23. Alain Badiou, Circumstances 1. Kosovo, 11 de septiembre, Chirac / Le Pen , Éditions Léo Scheer, 2003.

24. Martin Chulov, "Francia financia a los rebeldes sirios en un nuevo impulso para derrocar a Assad" , The Guardian , 7 de diciembre de 2012.

25. Henar Hernández, "Frente Qatar y Al-Nusra: Radiografía de una relación" , Atalayar , 26 de junio de 2020.

26. Véase Jean-Dominique Merchet, "En los Altos del Golán, el extraño arreglo entre el ejército israelí y los rebeldes sirios" , L'Opinion , 5 de junio de 2016.

27. Ver el dossier de Le Monde diplomatique en su edición impresa de septiembre de 2020.

28. Giacomo Marchetti, “¿Puede Occidente derrotar al terrorismo islámico? » , Contropiano , 21 de octubre de 2020.

29. En una publicación reciente de Facebook , Houria Bouteldja ofrece un interesante análisis de la secuencia en términos de la voluntad de fortalecer, por parte del Estado, lo que ella llama el "pacto racial" , ante la amenaza de su potencial desgaste, manifestada entre otras cosas. por la "convergencia de los indígenas, el movimiento social y los chalecos amarillos contra la policía" , así como por una "mejor comprensión desde la izquierda del fenómeno islamofóbico y del racismo estructural" . Este fortalecimiento de un “pacto racial” debilitado es vital, desde el punto de vista del poder, para “continuar vinculando el destino del mundo obrero blanco con el estado burgués” y así evitar la constitución de un bloque contrahegemónico.