La nave de la Comunicacion

Estado ausente

ABRAZO

POR HÉCTOR CORTI
     El pibe mira de reojo. Van 30 minutos del segundo tiempo. Nunca había calentado tanto junto al resto de los suplentes. Traspira. Tiene las sensaciones que dejan los partidos que se juegan con pierna fuerte y dientes apretados. Y este todavía no lo jugó.